Pilosidad

Esta acumulación de pelo en el canal auditivo del oído puede dificultar mucho el uso de audífonos.

La pilosidad del oído se da sobre todo en las personas mayores y se puede considerar un síntoma de la vejez.

El paso del tiempo deja rasgos comunes en todas las personas. Así, cuando llegamos a la etapa de la senectud es normal que nuestras orejas aumenten su tamaño, que el lóbulo caiga a causa de la gravedad o que en el conducto auditivo del oído se acumule pelo.

A este último fenómeno se le denomina pilosidad y es una patología auditiva que tiene como consecuencia mayor cantidad de cera dentro de los oídos. Esto se debe a que la acumulación de pelo ayuda a retener el cerumen.

Además, la pilosidad dificulta realizar un molde del canal auditivo del paciente, por lo que la adaptación del audífono se vuelve más complicada y menos fiable. Por último, es contraproducente cortar los pelos acumulados, ya que estos acabarán creciendo con más fuerza.