Los abuelos son los mejores cuidadores para los nietos

Pero la pérdida auditiva puede ser una barrera para cuidar de los más pequeños

A pocos días de inaugurar las vacaciones escolares, los abuelos son la mejor opción para quedarse al cuidado de los nietos. Pero no olvidemos que ellos también pueden necesitar nuestro cuidado si sufren de pérdida auditiva.   

Llega el día de colgar el uniforme, guardar los lápices en el estuche y cerrar la carpeta. Las vacaciones escolares de verano ya están aquí. Más de dos meses por delante para que los peques de la casa disfruten de los días libres sin colegio. En ese momento surge la famosa pregunta: ¿con quién dejar a los niños mientras los padres están trabajando?

Sin duda, es una suerte poder dejar a los hijos con los abuelos. Son la mejor garantía para que los más pequeños de la casa estén perfectamente atendidos. Siempre están dispuestos a echar una mano y a su vez, poder disfrutar de la compañía de sus nietos, quiénes les hacen esbozar más de una sonrisa. Sin embargo, a veces, no nos planteamos las posibles dificultades que pudieran surgir en ese rato de convivencia entre abuelos y nietos. Posibles problemas que se dan en personas mayores con pérdida auditiva o casos de sordera. 

Los más pequeños (y también los padres) se sienten encantados de poder contar con la presencia y la disposición de los abuelos para cuidar de los niños cuando empieza el verano. Pero en muchos casos, surgen situaciones en las que los abuelos no se encuentran preparados para hacerlas frente. Sobre todo si padecen casos de pérdida de audición

A medida que la población envejece, nuestros oídos se ven afectados también con el paso del tiempo. El envejecimiento es un elemento importante al hablar de pérdida de audición y el aumento de la presbiacusia. Dado que la esperanza de vida se incrementa, la pérdida de la capacidad auditiva aumentará con ella. Este deterioro producido en el sistema auditivo se manifiesta sobre todo al percibir los tonos más altos y en muchas otras situaciones domésticas que te mostramos a continuación: 

  • Responder al reclamo de los bebés o de los niños cuando llaman o se dirigen a los abuelos. Las personas mayores con problemas auditivos tienen que hacer frente a esa barrera comunicativa. 
  • Dificultad para escuchar el timbre cuando alguien llama a la puerta o cuando los padres llaman por teléfono mientras los abuelos están al cuidado de los nietos. 
  • Si durante esa convivencia con los niños, varios de los nietos hablan a la vez, las personas con déficit auditivo no entienden correctamente los mensajes. Y en muchos casos se encuentran aturdidos y desorientados si se suma un escenario con mucho ruido.

Estas simples situaciones domésticas sirven para detectar posibles casos de pérdida auditiva. Son señales que indican que debes revisar tu salud auditiva. La colaboración entre todos debe ser mutua. El apoyo de la familia para recuperar la audición es primordial para que las personas mayores den el primer paso en solucionar su problema auditivo. 

En Audifón recomendamos las revisiones periódicas del oído para detectar a tiempo los problemas auditivos que pudieran surgir. Acude a nuestros centros auditivos y hazte una audiometría gratuita. Nuestro equipo de profesionales audioprotesistas cuidará de tu salud auditiva y te aconsejarán sobre el producto auditivo o el audífono que mejor se adapte a ti.