No solo importa el precio en los audífonos

Por encima del precio hay que fijarse en otras características fundamentales para su buen funcionamiento

La pérdida auditiva se presenta la mayoría de las veces sin avisar, y cuando queremos darnos cuenta ya es tarde. Para ponerle remedio, en Audifón tenemos la mejor solución a la sordera.

Cuando se trata del uso de prótesis auditivas, una de las cosas en las que primero se fija el paciente es el precio de los audífonos. Sin embargo, hay otras características más importantes que convierten al audífono en un aparato recomendable para nuestros oídos o por el contrario, si no cumplen con esas características, totalmente desaconsejable.

Un precio de audífonos extremadamente bajo generalmente implica que no cumpla con las características necesarias para cuidar nuestros oídos, y por lo tanto sean simples amplificadores de sonido, que lejos de solucionar el problema de sordera, pueden empeorarlo considerablemente. Incluso desde Sanidad alertan del riesgo que conlleva comparar supuestos audífonos a un precio muy bajo, ya que ni de lejos incorporan las características necesarias para solucionar la pérdida auditiva de una manera segura y eficaz.

¿Cuáles son los factores en los que hay que fijarse?
 

Hay una serie de prestaciones que deben ofrecer los audífonos para cuidar correctamente los oídos. Gracias a estas características, los audífonos se convierten en la solución auditiva perfecta para quienes quieren volver a recuperar la audición.



Por este motivo, fijarse únicamente en el precio del audífono es un error que nuestra audición puede pagar caro. Los factores que determinarán lo aconsejable que es un audífono son:

  •     Conversores de frecuencia: consigue convertir las frecuencias más agudas en frecuencias graves en función de las necesidades auditivas de cada paciente.
  •     Sistema antiacoplamiento: Para evitar los incómodos pitidos de forma rápida y eficiente, se elimina la retroalimentación.
  •     Óptima recepción del sonido: Con el fin de que puedas recibir los sonidos con la mayor nitidez posible.
  •     Reductores del ruido: Para que ningún sonido de tu entorno entorpezca tu audición, de esta manera escucharás solamente lo que te interesa.
  •     Conectividad: Este aspecto es fundamental para regular desde los dispositivos electrónicos tus propios audífonos.

Además de las prestaciones fundamentales para el buen funcionamiento y servicio de un audífono, también hay que tener en cuenta que sean prótesis completamente personalizadas a las necesidades de cada paciente.

Este tipo de prótesis auditivas se venden exclusivamente en los centros especializados y homologados, por lo tanto fiarse solamente del precio de un audífono sin valorar su procedencia y sus características solamente llevará a complicaciones auditivas más adelante.

Visita ahora tu centro Audifón más cercano y nuestros audioprotesistas te asesorarán sobre las mejores soluciones para tu pérdida de audición.

Para más información sobre nuestra gama de audífonos puedes consultar aquí.