¿En qué consiste una audiometría?

Esta prueba auditiva solo pueden realizarla expertos en audición en centros especializados como los de Audifón.

Cuando necesitas saber con seguridad si sufres pérdida de audición, lo primero que debes hacer
es acudir a un audioprotesista y someterte a una audiometría. 

Una audiometría es un examen que evalúa la capacidad para escuchar sonidos, susurros, palabras habladas o, por ejemplo, el tic-tac de un reloj. Para realizarla suele bloquearse uno de los dos oídos y únicamente pueden llevarla a cabo profesionales de la audición.

Es,como decimos, la prueba más eficaz para determinar el estado de tu salud auditiva. Fácil de llevar a cabo y con la garantía de que es realizada por profesionales con experiencia, la audiometría se suele realizar en unas cabinas diseñadas para ello, las conocidas como cabinas de audiometría.

El otorrino y el audioprotesistas son los únicos especialistas que pueden realizar esta prueba que detecta si el paciente tiene hipoacusia o manifiesta los primeros signos de pérdida auditiva. La audiometría te cuenta cuál es el grado de audición y qué capacidad auditiva tiene el propio paciente. 

Durante la sesión, el audioprotesista comprueba cómo la audición del paciente responde ante los estímulos acústicos, dictaminando así si sus oídos sufren déficit auditivo. 

La audiometría tonal es una prueba sencilla e indolora que se realiza por vía área (a través de auriculares donde se transmiten varias frecuencias) o por vía ósea (acercando un diapasón al conducto auditivo). De esta manera, se mide el grado de audición de la persona a la vez que se detectan esas pérdidas de audición que a veces, pueden pasar desapercibidas.

SIn duda, las revisiones auditivas deben realizarse periódicamente para evitar problemas auditivos en el futuro y disfrutar de la vida con una salud auditiva excelente.