¿Qué es la hipoacusia?

No todas las personas tienen la misma capacidad de audición y es por ello que algunas recurren al uso de audífonos.

También conocida como sordera, la hipoacusia afecta a nuestra salud auditiva
hasta privarnos de la capacidad de escuchar. 

La hipoacusia es un trastorno sensorial que incapacita a un individuo para escuchar sonidos, dificultando por ello el desarrollo del habla y su comunicación con el mundo.

Esta sordera parcial disminuye la capacidad auditiva de las personas que sienten que han perdido una parte de su audición. Dependiendo de dónde se localice la lesión auditiva, la hipoacusia puede ser de varios tipos y manifestarse de manera unilateral o bilateral tanto en un oído como en ambos. 

Su origen puede ser congénito o estar relacionado con patologías auditivas como infecciones del oído o traumas físicos, así como con tapones de cera o con la ingesta de los conocidos como medicamentos ototóxicos.

A su vez, el paciente con hipoacusia puede desarrollar diferentes grados de pérdida auditiva siendo de carácter leve, media, severa o profunda. La disminución de la capacidad auditiva producida por la hipoacusia daña al oído y acaba afectando también a la comunicación con los demás. 

Entre las causas más visibles de la hipoacusia, el cúmulo de cerumen en el conductivo auditivo, el ruido intenso, el envejecimiento o posibles infecciones en el oído son las que más afectan a esta pérdida de audición. 

Las personas que sufren hipoacusia encuentran una solución a sus problemas auditivos gracias al uso de audífonos o prótesis auditivas, dispositivos digitales con una tecnología muy avanzada capaz de devolverles la capacidad de oír.