La presbiacusia en gente cada vez más jóven

Los malos habitos auditivos hacen que cada vez gente más jóven sufra los estragos de la presbiacusia.

La presbiacusia es una patología que afecta al 80% de la población mayor de 75 años, es decir, solamente 2 de cada 10 personas consiguen librarse de este problema.

Además, según el jefe de Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitario HM Madrid, Carlos Mirón "Es la enfermedad crónica más prevalente en personas mayores, después de la hipertensión arterial y de la artritis". 

Esta patología se produce por un deterioro de la estructura del oído interno y de las células que se encuentran en él, y además del envejecimiento influyen otra serie de factores como la exposición ambiental a ruidos muy elevados y problemas relacionados con enfermedades crónicas o hereditarias.

La pérdida de audición es un problema muy común entre la población más mayor. Sin embargo esta sintomatología se está presentando en personas cada vez más jóvenes, descendiendo así la edad en la que aparecen  los primeros síntomas hasta los 50 años. Por lo que convendría tener en cuenta, no solo el factor de la edad, sino también la salud auditiva que debemos cuidar, para no exponer a nuestro oído a esfuerzos innecesarios.

A menudo, las personas que padecen presbiacusia acuden a un especialista porque presentan serios problemas para entender una conversación en la que intervengan varios interlocutores. Además, tienen dificultad para entender sonidos que contengan letras como la “t” o la “s” o tonos agudos, les resulta más fácil entender las voces masculinas que las femeninas, y a menudo sufren intolerancia en ambientes muy ruidosos (con música o voces muy altas). Estos factores muchas veces traen como consecuencia que la persona que lo sufre se aísle o afecte a su carácter lo suficiente como para provocar depresión.

En la actualidad el tratamiento más habitual para esta patología es el uso de audífonos,  ya que es la alternativa más eficaz para este tipo de pérdida auditiva. Progresivamente van incorporándose nuevas utilidades de manera que se adaptan con mayor facilidad a las necesidades auditivas de cada usuario. En Audifón recibimos gran cantidad de pacientes con presbiacusia, y nuestro cualificado equipo de audioprotesistas les asesora sobre cuáles son los modelos de audífonos más adecuados para cada paciente, consiguiendo resultados visiblemente positivos.

El entorno de la persona también puede ayudar a que la persona que padece presbiacusia sienta mayor inclusión y comodidad a la hora de enfrentarse a situaciones en las que el nivel de audición supone un problema. Por ejemplo:

  •    Mantener aparatos como la radio o la televisión apagados cuando se intenta mantener una conversación con ellos.
  •    No taparse la boca al hablar ni masticar mientras se mantiene una conversación también ayuda a que el entendimiento sea mayor.
  •    No girar la cabeza mientras se dialoga con la persona que tiene pérdida auditiva.
  •    Si además se tiene la luz de frente permite que la persona con pérdida de audición pueda ver el rostro y los gestos de su interlocutor.
  •    Elevar un poco el tono del habla pero sin gritar, ya que de esta manera se distorsiona el habla.
  •    Hablar a un ritmo normal sin exagerar gesticulando.
  •    Reformular las oraciones de manera más corta si la persona con pérdida auditiva no ha entendido bien.


Todas estas indicaciones ayudan a que el paciente no se sienta fuera de lugar ni se aísle. Si además se usa audífonos, las limitaciones que puedan surgir con la pérdida auditiva se reducen considerablemente.