7 cosas que debes hacer para prevenir la pérdida auditiva

Hay una serie de cosas que puedes hacer para disfrutar de una buena salud auditiva


Actualmente hay más de 360 millones de personas en todo el mundo que sufren problemas que afectan a su audición. Muchos de ellos son congénitos, pero otros muchos son evitables. El ruido ambiental o la contaminación acústica son algunos de los principales motivos por los que la audición comienza a perderse. 


A veces no sabemos detectar qué factores externos alteran nuestra salud auditiva, por eso es importante mantenerse alerta para no sufrir ninguna de las patologías más comunes. De manera general se recomienda acudir al audiólogo si se percibe alguna anomalía auditiva y, además, controlar el volumen de los aparatos electrónicos. Aquí te dejamos algunas de las indicaciones más importantes para poder seguir oyendo perfectamente:


1. Componentes ambientales


Como mencionábamos anteriormente, los ruidos ambientales son un componente muy importante a la hora de cuidar de nuestros oídos. Por lo tanto, evitar sonidos especialmente estridentes puede proteger nuestra audición.


2. Atención a tus auriculares 


Cuando se hace uso de ellos generalmente se sube el volumen al máximo. Si además, los auriculares que se utilizan son pequeños, el impacto en el tímpano es mucho mayor que si fuesen auriculares grandes. De hecho para evitar pérdidas auditivas es más recomendable el uso de auriculares grandes. Aunque si exponemos al oído a una intensidad y duración de ruido muy elevadas, dará igual que se usen auriculares grandes, pues el riesgo de daño seguirá siendo alto.


3. Cuidado con el volumen de la televisión


Aunque el altavoz no incida directamente en los oídos, como es el caso de los auriculares, el volumen de la televisión si está excesivamente alto puede afectar nocivamente a nuestra audición. Los síntomas no son inmediatos, pero sí se notarán en un plazo de 15-20 años. Estas indicaciones incluyen también a aparatos como la radio o equipos de música.


4. Se acabaron los bastoncillos de algodón


Que mucha gente los use no es sinónimo de correcta higiene auditiva. De hecho lo más probable es que origine tapones, al empujar la cera al final del conducto. De esta manera se originarán importantes problemas auditivos. De hecho, para los que aun no lo sepáis, el oído es un órgano que se limpia solo y el cerumen lo protege de infecciones.


5. Revisiones auditivas anuales


Es necesario acudir a algún centro especializado en audiología a la mínima que se note una pérdida auditiva. Una revisión a tiempo puede evitar problemas más graves en el futuro. En Audifon ponemos a tu disposición un test auditivo para detectar si realmente comienzas a tener problemas para oír lo que ocurre a tu alrededor. Y si por el contrario, no pudiste acabar con el problema a tiempo tendrás acceso a nuestro entrenamiento auditivo gratuito para poder recuperar la audición que perdiste.


6. Mantén tus oídos secos


Es muy importante que seques bien tus oídos cuando termines de ducharte o de darte un baño. Mantener el conducto auditivo bien seco, sin humedad, lo previene de posibles infecciones por hongos. A su vez debes tener especial cuidado si practicas natación. Usar tapones que se adapten correctamente a tus oídos protegerá a tu conducto auditivo externo de la humedad. Con todo ello evitarás tener problemas en el oído.


7. Las infecciones: segunda causa de pérdida auditiva


Aunque no lo creas las infecciones en el oído son la segunda causa de pérdida de audición. Gripes, catarros o infecciones de otra índole puede ser muy perjudiciales para la correcta audición si no se cuidan.


Con estas indicaciones debería ser suficiente para evitar perder capacidad auditiva. Pero si por el contrario ya sufres alguna patología que te impida escuchar como deberías, no dudes en acudir a alguno de nuestros centros auditivos de Audifon, y te asesoraremos para adaptarnos a tus necesidades auditivas acertando a la perfección con nuestros audífonos de última generación.