¿A qué se deben los molestos vértigos?

Son varias las causas, aunque la mayorías de las veces es por culpa de los oídos

Los vértigos son una patología muy común en la población, de hecho es de las principales causas por las que se acude al médico.

Pueden estar relacionados con multitud de causas, sin embargo, la más común tiene que ver con el sistema vestibular, situado en el oído interno. Muchas veces los pacientes lo asocian a enfermedades mucho más graves, pero en la mayoría de las ocasiones, el 75% aproximadamente, simplemente tiene que ver con una afección en el oído interno.

Esta sensación constante de inestabilidad y mareo es completamente subjetiva, pues se tiene la percepción de que el espacio se mueve, sin embargo, es el individuo el que lo percibe de esta manera. Además, esto viene acompañado a su vez en muchas ocasiones de pitidos en los oídos, dolor de cabeza, nauseas o vómitos o pérdida de audición.  Por todas estas cosas, los vértigos se convierten en una dolencia en la que la mayoría de las veces no permiten hacer una vida con normalidad, puesto que se convierte en tarea imposible estar de pie o moverse. 

Así pues, el oído no solo provoca problemas de audición, sino que también afecta a nuestro equilibrio, ya que el órgano encargado de mantener el equilibrio se sitúa en el oído.

Los tipos de vértigos que se pueden padecer son fundamentalmente los siguientes:

  •     Vértigo Central: En este caso, el vértigo se produce por una alteración de los mecanismos neurológicos del sistema vestibular, y puede provocar inestabilidad, dolor de cabeza y visión doble.
  •     Vértigo Periférico: Éste suele ser el más frecuente de los vértigos. Se trata de una afección producida por un problema derivado del laberinto (oído interno) y nervio vestibular, que es el órgano encargado de transmitir el sonido al cerebro. Puede producir pérdida auditiva o presión en los oídos.

Causas

Las causas por las que pueden producirse los vértigos puede derivar del oído, de la conexión del oído con el cerebro o problemas en el mismo cerebro:

  •     Infecciones o bacterias en el oído interno
  •     Enfermedad de Meniérè, que provoca pérdida de equilibrio, nausas, mareos, acúfenos o pérdida auditiva.
  •     Regulación anormal de la presión arterial
  •     Trastornos neurológicos

Tratamientos

El tratamiento depende del tipo de vértigo en cuestión y de la causa que lo haya provocado:

  •     Diuréticos: Para eliminar la cantidad de agua, como la acumulada en el oído interno
  •     Betahistina
  •     Antagonistas del calcio
  •     Protectores celulares
  •     Dieta baja en sal
  •     Laberintectomía
  •     Evitar movimientos bruscos con la cabeza
  •     Evitar la ansiedad y el estrés

Lo mejor es que si comienzan a notarse síntomas de vértigo, no nos alarmemos antes de tiempo pues, como hemos visto, la mayoría de las veces se produce por alguna afección en el oído. Debemos acudir a un especialista que determine la causa de los vértigos para seguir el tratamiento adecuado que los calme.