Profesiones de riesgo para el oído

Indudablemente, no todos estamos expuestos al mismo nivel de ruido diario. Algunos profesionales deben tener especial cuidado de que su oído no sufra daños irreversibles.

Existen profesiones en las que la salud auditiva puede llegar a resentirse especialmente, trabajos de riesgo para nuestro oído en los que cualquier precaución es poca.

¿Y cuáles pueden ser esos oficios en los que la audición peligra más que en otros? Obviamente, trabajos que conviven con un elevado nivel de ruido, que no siempre es el mismo y que no afecta de la misma manera a todo el mundo.

Quizás aquellos trabajadores con mayor riesgo son los que se dedican a la construcción, un sector laboral rodeado de maquinaria ruidosa como hormigoneras, sierras o taladros. Si a cualquier viandante le provoca un ligero dolor de oído el pasar cerca de una obra en la calle, solo hay que imaginar los efectos de esos sonidos atronadores durante una jornada laboral entera y, además, en primera línea. Una situación parecida padecen las personas que trabajan en mataderos, en la industria siderúrgica, la de la madera o la de alta mar.

Otras profesiones en las que el sonido es protagonista aunque con menos agresividad son la de bombero o polícía, siempre rodeados de los impactos sonoros que suponen las sirenas. Y, aunque no lo parezca, trabajos como el de profesor, oficinista o monitor de gimnasio; en el caso de los primeros por la evidente banda sonora de cualquier aula, por el ajetreo propio de su entorno de trabajo en el de los segundos y, en el de los terceros, debido al volumen de la música al que se exponen durante todo el día.

Y hablando de música, claro, no podemos olvidar a aquellos profesionales que pasan sus jornadas laborales trabajando con y para ella, como los técnicos de sonido, los empleados de discotecas y bares o los mismos músicos.

Todas estas personas deben poner mucho cuidado en proteger su oído de sus circunstancias laborales mediante las protecciones auditivas homologadas y, por supuesto, echando mano del sentido común. Si crees que, por tu profesión, tu audición se está deteriorando, no dejes pasar más tiempo y acércate a uno de nuestros centros de Audifón para que te realicemos las pruebas pertinentes.