Que el frío no pueda con tus oídos

Las bajas temperaturas pueden dañar tu salud auditiva si no sabes cómo prevenirlo. 

No dejes que las bajas temperaturas propias del invierno hagan mella en tu oído. Piensa que este es un órgano muy delicado y sensible a los cambios bruscos de temperatura y al aumento de la humedad. 

Proteger tus oídos del frío del invierno es fundamental para ahorrarnos problemas de audición, por lo que te aconsejamos seguir pautas sencillas que quizás no conozcas y que te ayudarán a evitar infecciones.

Para empezar, debemos tener en cuenta que nuestros oídos están comunicados con nuestra boca y con nuestra nariz, por lo que cualquier posible infección de las vías respiratorias puede provocarnos una otitis o, lo que es lo mismo, una desagradable y dolorosa inflamación del oído. La mejor manera de evitar que esto ocurra, sobre todo en los meses de más frío, es procurar que no pase aire gélido por la nariz y la boca, que son los conductos de entrada más habituales de los temidos gérmenes. Contradiciendo las creencias populares que hemos escuchado siempre, protegernos con un gorro o unas orejeras no va a ayudarnos a padecer una otitis, aunque, por supuesto, nunca sobran como medida de prevención.

Por otro lado, también debemos saber que los ambientes cerrados y con escasa ventilación degradan la calidad del aire que respiramos en ellos, lo que los convierte en el caldo de cultivo ideal de toda clase de virus. Teniendo en consideración esto, lo más aconsejable es ventilar bien nuestro hogar o centro de trabajo, muy en especial aquellas habitaciones donde pasamos más horas, como pueden ser los dormitorios o el salón.

Además de esto, es fundamental recordar que una dieta sana y rica en vitamina B-12 - la cual podemos encontrar en vísceras como los riñones, el hígado y carnes en general, además de en los huevos y los productos lácteos - es muy recomendable para nuestro organismo.

Todas estas pautas sencillas de seguir pueden ayudarte a proteger tu oído cuando el frío hace de las suyas, pero nunca olvides que consultar a un especialista médico es la mejor decisión para cuidar tu audición de los factores externos.