¿Qué es una impedanciometría?

Esta prueba se realiza para conocer el estado del oído medio

La impedanciometría es una prueba que se realiza para conocer el estado el oído medio y su comportamiento ante el sonido y las diferentes presiones.

A día de hoy, conocer el estado de nuestros oídos y el grado de salud auditiva de que disponemos es muy sencillo. Hay numerosas pruebas que revelan todos los aspectos que tienen que ver con los oídos y la audición, sin embargo, gran parte de la población no es consciente de lo importante que es realizarse dichas pruebas auditivas.

De la misma manera que acudimos al oftalmólogo o al óptico para solucionar problemas con la vista, es igual de importante visitar a los expertos en audición para corregir problemas auditivos. Escuchar todo lo que ocurre a nuestro alrededor significa disfrutar de una buena calidad de vida, por eso no se puede descuidar el estado de la audición.

La impedanciometría es una prueba muy útil, que se realiza para descubrir una posible lesión o dolencia en el oído medio. Esto se evalúa midiendo las respuestas ejercidas ante el sonido por parte de la membrana timpánica o la cadena de huesecillos.

Dicha prueba consta de dos partes: la primera es la timpanometría, que evalúa la movilidad del tímpano, y la segunda es el reflejo estapediano, que tiene como objetivo la contracción, ante un sonido muy intenso, del músculo del estribo.

Los datos que pueden extraerse tras la realización de una impedanciometría son la posibilidad de que exista una otosclerosis, una rotura en la cadena de huesecillos, una obstrucción tubárica, la perforación del tímpano, etc.

¿Cómo se realiza?

Para llevar a cabo una impedanciometría se observa el conducto auditivo externo para comprobar que no haya nada que lo obstruya. 

Posteriormente se inserta un aparato en el oído que se encarga de cambiar la presión del aire dentro del mismo, haciendo que la membrana timpánica se mueva hacia un lado y otro. Los resultados se reflejarán en unas gráficas con el nombre de timpanogramas.  

Es una prueba completamente indolora y nada invasiva, únicamente se siente la sensación de tener algo en el conducto auditivo. Únicamente, en pacientes ancianos o más susceptibles se puede tener la sensación de padecer vértigo, sin embargo, ésta desaparecerá al poco tiempo.

Las pruebas auditivas son fundamentales para conocer el estado del oído y de la capacidad auditiva. A la mínima sospecha de que exista pérdida auditiva, debes acudir a un experto en audición y poner remedio cuanto antes. Así, además de evitar problemas futuros, podrás seguir disfrutando de los sonidos que te rodean. ¡Oír bien es vivir mejor!