Los 7 trabajos más ruidosos

En ocasiones el lugar de trabajo puede suponer una amenza para nuestra capacidad auditiva

El ruido en el lugar de trabajo es un problema que a menudo produce problemas como la pérdida de audición y otros inconvenientes derivados.


En alguna ocasión hemos hablado del gran inconveniente que para la salud auditiva supone trabajar en un ambiente ruidoso. Sin embargo, esta vez vamos a centrarnos en cuáles son los trabajos que suponen mayor riesgo para los oídos.

La pérdida de audición a causa de los ruidos existentes en el puesto de trabajo es una de las patologías más corrientes adquiridas en el entorno laboral. Y aun siendo así, los trabajadores no lo consideran como uno de los problemas principales que pueden suceder en el trabajo.

Existe una clara clasificación de los trabajos en los que el ruido supone una amenaza para la salud auditiva. Y es la siguiente:

  • Controladores aéreos: Es una de las profesiones con más riesgos, si no la que más riesgo tiene, en lo que a pérdida auditiva se refiere. El despegue o aterrizaje de los aviones puede alcanzar unos niveles de 140 dB, considerados un auténtico riesgo para el oído.
  • Pilotos de fórmula 1: Entrar en la cabina de uno de estos coches en marcha puede ser tremendamente ensordecedor. Y es que el sonido llega a superar los 135 dB. Por lo tanto es obligatorio el uso de protectores auditivos que protejan al oído.
  • Mineros: Las profesiones en las que obligatoriamente deben utilizarse máquinas o herramientas eléctricas, suponen un riesgo adicional para la salud auditiva. La minería es un claro ejemplo, alcanzando niveles de 135 dB.
  • Carpinteros: Como la anterior, esta profesión también conforma una gran amenaza para la audición. Solamente las taladradoras rotativas, utilizadas en muchas ocasiones, llegan a rozar los 120 dB.
  • Camareros y dj’s: Que el lugar de trabajo sea una discoteca implica que el tiempo de exposición a niveles muy elevados de ruido (suelen sobrepasarse los 115 dB) sea una constante. A consecuencia de una prolongada exposición al ruido los oídos sufren el riesgo de perder su capacidad auditiva.
  • Maestros de guardería: Los gritos, lloros y juegos de los más pequeños pueden convertirse en una amenaza real para los oídos, ya que pueden alcanzar los 85 dB.
  • Peluqueros: El funcionamiento de varios secadores de pelo encendidos a la vez puede hacer que el nivel de sonido llegue hasta los 85 dB. Con una exposición muy prolongada a esta intensidad de sonido, puede originarse pérdida auditiva.

Para valorar si nos encontramos ante un índice de volumen muy elevado basta con hacer algo muy sencillo. Ponerse a un brazo de distancia de un compañero de trabajo, y si a esta distancia sois incapaces de comunicaros en un tono de voz normal, esto quiere decir que el lugar en cuestión es considerablemente ruidoso. 

Además de todas estas profesiones, hay un sector que sufre especialmente en su capacidad auditiva los efectos del ruido excesivo: son los cazadores. Y es que tanto estos como la mayoría de los profesionales que se exponen a niveles muy elevados de ruido, deberían concienciarse sobre el uso de protectores auditivos, que minimizan considerablemente el impacto del ruido sobre el tímpano y pueden evitar que las patologías auditivas se agraven en el futuro.

En Audifón llevamos muchos años concienciados con el hecho de proteger los oídos de posibles amenazas, por eso, en nuestra tienda online ofrecemos una gama de protectores auditivos. Si por el contrario, ya es tarde para prevenir pérdidas auditivas, también ponemos a tu disposición una gran variedad de audífonos que corregirán la sordera y otras patologías que afecten a la capacidad auditiva.