Usar audífonos no es motivo de vergüenza

Las últimas encuestas demuestran que llevar audífonos no es un motivo de vergüenza, sino la solución ante la pérdida auditiva.

Usar audífonos es haber decidido volver a oír bien y no es algo que deba avergonzarnos. Las encuestas realizadas en los últimos años, demuestran que cada vez más personas se sienten felices de llevar audífonos.

¿Sabías que en el mundo hay más de 100 millones de personas que necesitan un audífono para volver a oír bien? En España, alrededor del 20% de las personas mayores de 50 años, padecen algún tipo de sordera o pérdida auditiva. Cataluña es la Comunidad Autónoma que más audífonos vende al año, casi 27.000 unidades, lo que equivale al 15% de la venta total de audífonos en España. Pero, ¿sienten vergüenza las personas que utilizan este tipo de soluciones auditivas?

Un estudio realizado por la Asociación Europea de Fabricantes de Instrumental para la Audición (EHIMA) durante los años 2009, 2012 y 2015 en países como Francia, Alemania y Reino Unido, demuestran que el índice de personas que usan audífonos ya no sienten vergüenza por ello

En esta investigación, se desglosan los resultados por año. En el 2009, el 56% de las personas con pérdida auditiva encuestadas, se sentían avergonzados por llevar una solución auditiva. Tres años después, en 2012, el índice había disminuido hasta el 52%. Ya en 2015, el porcentaje de personas usuarias de audífonos que sentían algún tipo de vergüenza, cae un 10% respecto a la encuesta anterior situándose en un 42%. Por ejemplo, si nos fijamos en los resultados obtenidos en Alemania, este porcentaje desciende hasta el 32%.

No tratar debidamente la pérdida auditiva y la sordera, puede provocar grandes daños secundarios. Por ejemplo, diferentes estudios han apuntado a la posibilidad de padecer psicosis o depresión a causa del aislamiento que ésta produce en quienes la padecen. Al igual que una persona que no ve correctamente utiliza gafas, una persona que no oye bien debe utilizar audífonos. Por algún motivo incomprensible, el uso de estas soluciones auditivas siguen llevando consigo una serie de prejuicios.

No oír bien significa no poder participar de las conversaciones, no poder escuchar los sonidos que nos rodean y, en definitiva, sentirnos aislados de nuestro entorno y de nuestro día a día. Es un motivo de alegría que los índices de vergüenza por utilizar audífonos hayan sufrido un descenso tan significativo en los últimos años.

Uno de los factores que han influido es la evolución de estos aparatosGracias a los avances de la tecnología, las prestaciones, el diseño y la confección de los audífonos han mejorado considerablemente. Los nuevos audífonos se adaptan perfectamente a la actividad diaria y a cualquier tipo ejercicio que estemos realizando.

Por ejemplo, los nuevos audífonos digitales están basados en una serie de programas informáticos, los cuales nos permiten obtener toda la información del paciente detallada para poder analizarla. Así, el audífono se ajusta de una forma más precisa al grado de pérdida auditiva ofreciendo una audición mucho más clara y natural. Sus nuevos diseños hacen que sean muy discretos y que no interfieran en ningún tipo de actividad que estemos realizando, ya sea laboral, deportiva o social.

Además, en últimos años han salido a la luz diferentes proyectos y prototipos que nos pueden ayudar a hacernos una idea de cómo serán los audífonos del futuro. Uno de los más llamativos es el presentado por Amir HussainÉl y su equipo de investigación de la Universidad de Stirling en Escocia,  han llevado a cabo el desarrollo de un audífono con minicámara. La función de esta minicámara es la de leer los labios y todas las señales visuales de la persona que está hablando, para después procesarlas y fusionar dichas señales visuales y auditivas. Con esto se pretende mejorar la compresión y la autonomía de las personas con pérdida auditiva en entornos ruidosos.

El uso de audífonos no debe ser un motivo de vergüenza. Y el uso de dos audífonos tampoco. ¿Por qué utilizar dos soluciones auditivas en lugar de una? Cuando decidimos volver a oír bien, podemos optar por una solución monoaural o biaural, siendo ésta última la que mejor se adapta a personas que sufren pérdida auditiva en ambos oídos.

Una de las ventajas que nos da el uso de dos audífonos es, por ejemplo, volver a ser partícipe de las conversaciones que nos rodean. Mientras que con un audífono únicamente podemos centrarnos en lo que nos llega a través de ese oído, con dos audífonos podemos ejercer aquello que conocemos como escucha selectiva. Así podemos concentrarnos en una conversación concreta y no percibir un sinfín de ruidos.

Otra de las ventajas que nos brinda el uso de dos audífonos, es algo tan simple como saber de dónde procede un sonido. Esto hace que podamos localizar una fuente sonora haciendo nuestro día a día más seguro, como por ejemplo puede ocurrir al cruzar una calle y escuchar de dónde procede un vehículo. Esto también influye en el rango de percepción de los sonidos. Mientras que con un audífono obtenemos un rango de 180º, al usar dos aumentamos ese rango hasta los 360º.

Por otro lado, utilizar dos audífonos nos permite que percibir los sonidos de una forma mucho más suave. Esto se debe a que al hacer uso de dos soluciones auditivas en lugar de una, no tengamos que subir el volumen de los audífonos y, por lo tanto, reducimos la distorsión del sonido.

 

Poner solución a la pérdida auditiva con audífonos no debe ser un motivo de vergüenza. Si sirve como ejemplo, muchas personalidades famosas utilizan estos aparatos para volver a oír bien. Por ejemplo, Bill Clinton es incapaz de distinguir sonidos en ambientes acústicamente agresivos o con mucho ruido. Para ello, utiliza un par de audífonos intracanales para poder actuar con naturalidad en su entorno. Otro nombre que seguro que te sonará es Whoopi Goldberg. Tal y como contaba, se pasó años escuchando música a un volumen excesivo y ha decidido volver a oír bien.

En Audifón tenemos los audífonos más avanzados del mercado fabricados por las principales marcas de Europa y de Estados Unidos. Visita ya uno de nuestros centros auditivos repartidos por toda España y vuelve a oír bien. Recuerda que revisar tu audición anualmente, es un pilar básico para prevenir problemas auditivos.