Audifón solidario: nuestro trabajo en Uganda

Audifón también contribuye a cuidar la salud auditiva de quienes tienen menos recursos.

El cuidado de la salud no termina con nuestro propio cuerpo. Cuidar nuestro espíritu y sentirnos ‘socialmente saludables’ es tan importante como procurar que nuestros oídos funcionen al 100% o que nuestro corazón lata al ritmo adecuado.

 
En esta línea, la que conecta cuerpo y mente, Audifón comprende la importancia de una labor solidaria que ayude a quienes no tienen los recursos tan a mano como nosotros a disponer de ellos en la medida de lo posible. Por eso, desde su fundación, Audifón se ha comprometido con proyectos enfocados a la sanidad, formando a sus miembros o donando audífonos y el material necesario para el desempeño de su labor en zonas desfavorecidas.
 
Es el caso del programa Ayuda para Uganda, creado por Audifón en colaboración con la ONG CESAL, y que desde hace más de dos décadas colabora con la formación de médicos procedentes de ese país africano. Como en todas las empresas que apuestan por un mundo mejor, también en esta hubo un pionero sin el que el proyecto no hubiera sido posible: el Dr. Edward Turitwenka, otorrino del hospital Mulago de Kampala, fue esta persona fundamental. 
 
Cuando en Uganda solo había 8 otorrinos para tratar a más 28 millones de habitantes, cuando en el país se calculaba que había alrededor de 1 millón de niños con hipoacusia congénita, Turitwenka fue quien dio el primer paso para cambiar lo que estaba en su mano.
 
Actualmente Edward Turitwenka no está solo. Gracias al programa Ayuda para Uganda, el personal sanitario del país tiene los conocimientos necesarios para, con la ayuda del material donado por Audifón, atender a la población, sobre todo a sus niños.