Causas de la pérdida de audición en los niños

Identificar qué factores pueden provocar problemas auditivos en los más pequeños de la casa es fundamental. Te damos algunas claves.

Es conveniente tratar los problemas de audición en los niños lo antes posible, por lo que nos interesa conocer las causas y tenerlas identificadas.

Según los expertos en este campo, el déficit auditivo en los recién nacidos tiene más posibilidades de resolverse si se detecta antes de los tres meses. Por ello es necesario realizar exámenes tempranos y evaluaciones regulares de su audición y, por otro lado, conocer las posibles causas que han podido ocasionar el daño. Entre las más frecuentes se encuentran las siguientes:

  • Haber nacido prematuramente.
  • Haber permanecido en la unidad de cuidados intensivos neonatales 5 días o más.
  • Haber necesitado una transfusión de sangre para tratar una ictericia.
  • Haber recibido medicamentos que puedan causar pérdida de audición.
  • Tener antecedentes familiares de pérdida de audición infantil. Entre el 50 al 60% de los casos de pérdida auditiva en bebés tiene un origen genético.
  • Las complicaciones durante el parto. 
  • Haber estado expuesto a una infección antes del nacimiento, como la citomegalovirus o CMV
  • Las infecciones frecuentes en los oídos.
  • Haber estado expuesto a sonidos o ruidos muy fuertes, incluso durante un tiempo corto.
  • (En alrededor del 25% de los bebés con pérdida auditiva, la causa es desconocida).

Hasta aquí las posibles causas de los problemas de audición del niño, algunas de ellas posibles de prevenir si se extrema el cuidado de la salud de la madre durante el embarazo o se procura que, una vez nacido, el pequeño reciba todas las vacunas pertinentes y los tratamientos médicos necesarios. Por supuesto, desde Audifón aconsejamos que, a los primeros síntomas de un problema de oído, se acuda inmediatamente al especialista o al pediatra.