¿De qué manera afectan los acúfenos?

Se trata de una molestia que llega a afectar al humor y estado de ánimo del paciente

¿Quién no ha sufrido molestias en los oídos? Ya sea un dolor puntual, obstrucciones, pitidos o zumbidos, todos hemos tenido en algún momento una molestia auditiva.

Dichas dolencias nos afectan porque nos impiden disfrutar de determinados momentos y, en ocasiones muy extremas, hacen que influya negativamente en el carácter o el estado de ánimo. Por eso, conocer la patología en cuestión puede ahorrarnos un buen susto y también una complicación más adelante.

Una de las patologías más comunes son los acúfenos. Los padecen aproximadamente el 17% de la población y se trata de una dolencia tremendamente molesta y que afecta en mayor o menor medida a la calidad de vida de quien los sufre.

Los acúfenos se manifiestan en forma de pitidos o zumbidos, constantes o no dependiendo del tipo, en los oídos cuyas causas son diversas y poco específicas. Son concretamente el síntoma de que algo no funciona bien en el oído. Se trata de una experiencia subjetiva, pues estos sonidos o pitidos son percibidos únicamente por la persona que los tiene. 

Imagina que un sonido constante en tu oído te impidiera descansar, concentrarte o relajarte cuando quisieras… Pues es exactamente lo que ocurre cuando aparecen los acúfenos, y aunque no parezcan consecuencias graves, lo cierto es que la incapacidad para hacer todas esas cosas acaba incidiendo negativamente en el humor, el ánimo y los nervios del paciente.

En la actualidad no existe un tratamiento que los elimine por completo, pero sí hay algunas soluciones para calmarlos. La más eficaz, que en muchos casos se hace de manera inconsciente, es acostumbrar al cerebro a ese pitido o zumbido constante, como si del sonido de las agujas de un reloj se tratara. Pero si, por el contrario, se es incapaz de camuflar ese sonido de tal manera que deje de molestar, la solución más efectiva, y por la que opta la mayoría, es el uso de audífonos

En este caso los audífonos no sirven como solución a la pérdida auditiva, sino que gracias a ellos, los pitidos o zumbidos se camuflan con el resto de los sonidos exteriores, haciendo que la atención no solamente se centre en esa sensación subjetiva. Ésta es una de las opciones más comunes en lo que a tratamiento de los acúfenos se refiere, pues consigue que el paciente no esté constantemente pendiente de esos incómodos sonidos en sus oídos.

Para cualquier duda sobre ésta y otras patologías puedes consultar nuestra sección de glosario auditivo en el que podrás encontrar cualquier información referente a la audición. Pero si además buscas solución a algún problema de pérdida auditiva, en nuestros centros repartidos por toda España pondremos solución a tus necesidades auditivas.