Falsos mitos sobre los sordos

¿Se debe decir sordomudo? ¿Todas las personas sordas saben leer los labios?
Descubre qué ideas sobre los sordos son erróneas.

Existen muchas leyendas sobre las personas sordas que ayudan a crear una imagen falsa sobre ellas, sobre sus capacidades. Ha llegado el momento de desmentirlas, ¿no crees?

Como se suele decir, la ignorancia es muy atrevida. Por ello, cuando hablamos de lo que no sabemos, tendemos a afirmar cosas equivocadas y que pueden derivar en una injusticia o malentendido. Esto pasa, por ejemplo, cuando nos referimos a las personas sordas sin conocer suficiente sobre ellas y su mundo.

Los mitos y falsas leyendas que circulan sobre ellas perjudican su imagen y dan una idea falsa de lo que realmente son: personas capaces que no se diferencian tanto de los llamados oyentes. A continuación hacemos un repaso de los mitos erróneos que han llegado... a nuestros oídos:

  • Los sordos no son sordomudos. Y, además, 'sordomudo' es un término despectivo. La percepción de que una persona sorda no puede hablar es arcaica y molesta: puede comunicarse mediante la lengua de signos o la lengua oral, escrita y hablada según la habilidad de cada individuo.
  • No todas las personas sordas leen los labios. La lectura labial es una habilidad que se adquiere y que no funciona igual para todos los sordos ni en todas las situaciones.
  • No hace falta levantar el tono de voz. Las personas sordas no te van a entenderte mejor aunque subas el tono. Recuérdalo: no es necesario que grites.
  • Los sordos deben usar las manos para comunicarse. De nuevo, otro error. No lo hacen por obligación, sino que es una elección que muchos toman porque se sienten más cómodos.

Tener esta infomación en cuenta a la hora de relacionarnos con personas que tienen una discapacidad auditiva nos va a ayudar mucho a entenderlas y a ser respetuosas con ellas. En Audifón lo sabemos y, por eso, en nuestros centros auditivos ofrecemos mucho más que audífonos, ofrecemos la atención que ellas necesitan. Ven a visitarnos y descúbrelo.