Fiestas populares y tu salud auditiva

Estar cerca de una fuente de sonido muy elevada puede dañar nuestra salud auditiva

Sea el momento del año que sea debemos cuidar de nuestros oídos, pero quizás la época estival sea la más crítica para la salud auditiva.
 

El verano es una de las estaciones más especiales del año. Es durante estos meses cuando coincidimos con los amigos que llevamos todo el año sin ver, cuando descansamos, cuando nos bañamos en el mar, en la piscina o en el río, y también cuando los oídos suelen darnos avisos de que los tenemos demasiado expuestos.

Además de los problemas auditivos que ocasiona el agua en los oídos, como la conocida otitis, hay otros factores que los perjudican. El ruido excesivo es uno de los elementos que más daños y patologías auditivas provoca y por eso tenemos que estar pendientes.

¿Quién no va a asistir este verano a algún evento en el que la música sea la protagonista? Las verbenas del pueblo, los festivales al aire libre o una copa en una terraza ambientada son planes a los que la mayoría de la población española asistirá durante sus vacaciones. Y nuestros oídos nos acompañan encantados, pero en algunas ocasiones puede que no disfruten igual que nosotros.

La exposición a altos niveles de sonido es un factor de riesgo en lo que a salud auditiva se refiere. Tal y como remarca la OMS (Organización Mundial de la Salud), el nivel de riesgo auditivo se sitúa en los 65 decibelios, y la música en directo la mayoría de las veces supera con creces este umbral. 

Para estar seguros de que tomamos las precauciones necesarias para evitar problemas de sordera, es importante que se tenga en cuenta la distancia a la que nos situamos con respecto a los altavoces.

Seguramente que has experimentado alguna vez la sensación de no oír lo suficientemente bien o que te piten los oídos después de haber estado cerca de una fuente de sonido. Pues son esos los avisos que nos dan nuestros oídos cuando que hay algo que no funciona como debería. Muchas veces, esas molestias ocasionales desaparecen al cabo de poco tiempo, sin embargo, otras muchas son el principio de una clara pérdida auditiva.

Evitar ponerse cerca de los altavoces en un concierto o alejarse si hay fuegos artificiales son cosas que debemos tener en cuenta este verano si vamos a asistir a alguna fiesta popular. Así nos aseguraremos de que no será una patología auditiva, a causa del ruido, la que empañe nuestras vacaciones.

Los protectores auditivos son una medida preventiva muy eficaz que reduce el impacto del sonido en los oídos. En la tienda online de Audifón disponemos de los mejores accesorios para proteger a los oídos del ruido extremo.

En cualquier caso, si ya has expuesto a tus oídos durante muchos veranos a sonidos muy fuertes, y has notado que no oyes igual que siempre, es hora de que te acerques a tu centro Audifón más cercano y solicites una audiometría. Esta prueba determinará el estado de tu audición, y si el audioprotesista lo cree conveniente te aconsejará sobre distintas soluciones auditivas para que puedas volver a oír como siempre. No olvides que ¡Oír bien es vivir mejor!