Fumar y el humo del tabaco: un riesgo para tus oídos

El tabaco perjudica nuestra salud y aumenta el riesgo de sufrir pérdida auditiva

Mañana se celebra el Día Mundial Sin Tabaco y conviene recordar que fumar es malo para la salud. También para la salud auditiva. Además de los graves daños que produce para el organismo, el humo del tabaco aumenta el riesgo de padecer pérdida auditiva. 

El tabaco es una amenaza para todos. Las consecuencias del consumo de tabaco se reflejan en nuestro cuerpo, en el entorno y en fumadores tanto activos como pasivos. A través de varios estudios, se ha comprobado que existe una asociación entre el tabaquismo y la audición. Más concretamente, entre la acción de fumar o inhalar el humo del tabaco y nuestros oídos. 

Las probabilidades de sufrir pérdida auditiva debido al humo del tabaco se han incrementado a lo largo de estos años. Afectando no solo a los propios consumidores de cigarrillos, sino también a los no fumadores. Los fumadores pasivos corren el riesgo de ver afectada su capacidad auditiva. Este riesgo para nuestros oídos se explica a través de una teoría fundada por los investigadores en la materia. El humo del cigarro disminuye el flujo sanguíneo de las arterias que transportan el oxígeno al oído interno. El oído recibe menos flujo de sangre y deja de funcionar correctamente. Queda de manifiesto en este proceso, que la exposición al humo del tabaco deteriora nuestra capacidad auditiva. 

El cigarrillo electrónico constituye también una causa potencial que perjudica la salud auditiva. Vapear, es decir, fumar cigarrillos electrónicos también afecta a la salud de nuestros oídos. En general, respirar el humo del tabaco provoca un alto riesgo de sufrir pérdida auditiva. Fumar es un mal hábito que paga sus consecuencias convirtiendo a fumadores y fumadores pasivos en (más) propensos a padecer pérdida auditiva. 

En conciencia con el Día Mundial sin Tabaco, la Organización Mundial para la Salud (OMS) advierte de los riesgos del tabaquismo para la salud y propone la expansión de políticas para reducir su consumo a través del lema: “el tabaco, una amenaza para el desarrollo”, el mensaje para la campaña de este año. Audifón se suma a la causa contra los riesgos del tabaco, sobre todo a los que puedan dañar a la salud auditiva.

La OMS, en lo referente a la salud auditiva, insiste en que gracias a la prevención, casi la mitad de los casos de pérdida auditiva podrían evitarse. Por ello, es fundamental someterse a revisiones periódicas del oído una vez al menos. Casi el 5% de la población mundial sufre pérdida auditiva, lo que se traduce en que tres millones de españoles padecen pérdida auditiva.

Según los datos proporcionados por la OMS, casi un 8% de los españoles padece algún tipo de sordera. Además, del humo del tabaco, la exposición a altos niveles de ruido, infecciones en el oído, la edad o las causas genéticas, son otros de los factores que pueden provocar sordera. De todas las enfermedades que causa fumar, también se suman otras dolencias como la disminución de la capacidad auditiva y problemas de salud relacionados con el tabaco y el humo del tabaco. Desde Audifón, te recomendamos revisar la salud de tus oídos y acabar con estos malos hábitos que te hagan perder la audición. 

Si has notado cualquier signo de pérdida auditiva, es momento de revisar tu salud auditiva en cualquiera de nuestros centros auditivos. La audiometría será el medio para comprobar si la salud de tu audición se ha deteriorado. Gracias a nuestros audífonos de última generación, volverás a oír como te mereces y a disfrutar de una audición plena. 

Recuerda: al dejar de fumar, se adopta un estilo de vida más saludable, también en relación con nuestros oídos y la salud auditiva.