Umbral auditivo

¿Alguna vez te has preguntado qué sonidos es capaz de percibir nuestro oído?

El umbral de audición es el nivel mínimo de un sonido
para que este logre ser percibido.

O, en otras palabras, la intensidad mínima de sonido capaz de impresionar a nuestro oído.

El valor normal del umbral auditivo se sitúa entre 0 y 25 decibelios audiométricos. Según bajan las frecuencias y con ellas el sonido, este umbral tiende a subir.

De esta forma vemos que la respuesta del oído a diferentes frecuencias no es siempre la misma. A este fenómeno se le denomina desplazamiento del umbral.

Este desplazamiento puede ser temporal o permanente. El desplazamiento del umbral es el aumento del umbral auditivo para una determinada frecuencia. Cuando se produce este fenómeno, la sensibilidad auditiva disminuye y cuesta más percibir sonidos suaves. 

Por otro lado, el umbral superior de frecuencias es variable y depende siempre de la edad. Y es que, según pasa el tiempo, las células capilares del órgano de Corti se deterioran, provocando que percibamos cada vez menos las frecuencias agudas. La exposición prolongada a sonidos dañinos también contribuye a acelerar la pérdida de audición de estas frecuencias.

Según la OMS, una persona puede tolerar hasta un máximo de 65 dB. Por encima de esa cifra, conviene evitar la exposición a esos sonidos de tan alta intensidad. Además, el uso continuado de auriculares con un volumen muy alto durante un tiempo prolongado puede variar nuestro umbral de audición y perjudicar a nuestra audición