Exóstosis

La exóstosis del conducto auditivo es una patología del oído muy frecuente entre personas que practican deportes de agua.

Cuando la exóstosis es severa puede derivar en enfermedades como una otitis externa o incluso una hipoacusia de transmisión.

Se conoce como exóstosis de conducto auditivo externo a unas formaciones óseas benignas que suelen aparecer en los oídos de personas nadadoras que soportan una temperatura del agua muy fría o en personas que se duchan con el agua muy caliente.

Aunque por norma general las exóstosis son asintomáticas, en aquellas personas en las que se dan de una forma grave pueden presentar síntomas como el taponamiento del conducto por acumulación de cera, una otitis externa o incluso una sordera.

Para su tratamiento, en la mayor parte de los casos basta con realizar un aspirado y una limpieza del oído y, para las infecciones, suele recetarse el uso de gotas óticas con antibiótico. En cuanto a los casos más severos, cuando la estenosis del conducto auditivo es practicamente completa, se recurre a la cirugía para eliminarla.