Neuritis vestibular

Con síntomas muy parecidos a los de la enfermedad de Ménière, esta patología del oído está relacionada con nuestro equilibrio.
Descubre cómo en nuestro glosario de términos.

La neuritis vestibular afecta a la rama del nervio auditivo que se encarga de transmitir nuestra posición desde el oído interno al resto de nuestro cuerpo.

Efectivamente, el nervio auditivo, situado en el oído interno, está dividido en dos ramas. Por un lado, la rama coclear, encargada de transmitir información sobre la audición; por otro, la rama vestibular, que transmite al tronco la información posicional.

La inflamación de esta segunda rama es una patología del oído que recibe el nombre de neuritis vestibular. Normalmente tiene un origen vírico y suele relacionarse con infecciones respìratorias y cuadros catarrales severos.

Cuando la información sobre nuestra posición corporal sufre alteraciones a causa de una neuritis, sentimos una sensación de falta de equilibrio, principal síntoma de la afección. A los vértigos se le suman además una inestabilidad cefálica, mareo, náuseas, sudoración o palpitaciones, pudiendo derivar en ciertos casos en una crisis de ansiedad.