Otitis media crónica

Cuando el fluido acumulado por una otitis infeccionsa no desaparece puede convertirse en una lesión auditiva permanente.
Te contamos todo lo que debes saber sobre ella.

La otitis media crónica es una complicación de la otitis media serosa, aquella en la que se acumula líquido detrás de la caja timpánica.

La trompa de Eustaquio es la encargada de drenar el líquido producido en el oído medio. Por ello, si se se obstruye, este líquido se acumula produciendo una infección que, si no se cura correctamente, puede derivar en algo más grave.

Es decir, que si la otitis media serosa no llega a curarse a corto plazo o si se repite con demasiada frecuencia, puede llegar a convertirse en una otitis media crónica

Entre los síntomas que suelen avisarnos de que la infección en el oído medio se ha complicado, están el dolor (generalmente leve), la fiebre no muy alta, la secreción del oído o incluso una hipoacusia o pérdida auditiva.