Vértigo posicional

Seguro que muchas veces has sentido mareos o vértigos sin saber cuál podía ser la causa.
Presta mucha atención porque por fin te vamos a contar a qué se deben.

El vértigo posicional es una patología que se desarrolla en nuestro oído interno y que tiene que ver con el sentido del equilibrio.

Las causas de que en ciertos momentos sintamos mareos o vértigos son muy variadas. Pero una de ellas está relacionada directamente con la salud de nuestro oído, en concreto la del interno, donde se aloja el sistema vestibular.

Este sistema vestibular es el encargado de indicarle al cerebro cuál es la posición de nuestro cuerpo, permitiendo que este sea capaz de mantener el equilibrio.

Los responsables de esta misión son unos pequeños cristales llamados otoconias que cambian de posición con nuestros movimientos. Cuando el oído interno sufre un trastorno, como por ejemplo un trauma, los cristales se mueven sin orden y el equilibrio se ve afectado, siendo la consecuencia esos molestos e inesperados vértigos y mareos.

El vértigo posicional es el vértigo más común. Las causas por las que se origina varían dependiendo de la persona, sin embargo todas están relacionadas con la posición de la cabeza. El vértigo aparece cuando se mueve la cabeza (por ejemplo agacharse para coger algo o cambiar bruscamente de posición en la cama) y se desplazan los cristales otoconiales.

Estos vértigos pueden ir acompañados de nauseas o vómitos pero jamás de acúfenos o hipoacusia. Además, los síntomas suelen durar muy poco. Se trata de episodios breves y nada graves salvo por las caídas que pueden ocasionar lesiones, y en general, los vértigos se producen a medida que aumenta la edad.