La pérdida auditiva en los niños

La sordera producida en niños o jóvenes se denomina hipoacusia

¿De qué manera influye la pérdida de audición en los más pequeños? ¿Qué conocemos por hipoacusia? Son cuestiones que frecuentemente preocupan a los padres.

La pérdida auditiva en niños y jóvenes tiene un nombre: hipoacusia. Esta patología, además de afectar a la capacidad auditiva, es responsable de algunas dificultades relacionadas con el lenguaje. Al sufrirla es posible que algunos pacientes no consigan un correcto desarrollo comunicativo a consecuencia de no seguir el hilo de las conversaciones o determinadas explicaciones.

De esta manera, uno de los principales problemas que afecta a los niños es la barrera que la comunicación y el lenguaje supone para ellos, al no poder absorber los conocimientos necesarios.

Podemos diferenciar dos tipos de hipoacusia que se diferencian la una de la otra por su localización: 

  •    Hipoacusia de transmisión: Afecta directamente al oído externo y al oído medio. El oído externo es la parte exterior, es decir, la zona comprendida entre la oreja y el conducto auditivo. Aquí es donde se recoge el sonido y se transporta hasta el oído medio. El sonido se envía a través de vibraciones en el tímpano que llegan hasta el oído interno, formado por los conocidos tres huesecillos: martillo, yunque y estribo. Traumatismos u otitis pueden ser los causantes de este tipo de hipoacusia.
  •    Hipoacusia de percepción: esta variante, sin embargo, es la que afecta al oído interno o al nervio auditivo. Como consecuencia de la hipoacusia de percepción, los niños que la sufren presentan graves problemas para desenvolverse con soltura en el campo de la comunicación, ya que no absorben con normalidad los conceptos necesarios.


La detección temprana de este tipo de problemas auditivos es fundamental. Y es esto precisamente lo que tratan de transmitir instituciones de importante renombre como la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el Portal de Salud de la Comunidad de Madrid. Si los posibles problemas auditivos se diagnostican con la suficiente prontitud pueden evitarse otros inconvenientes derivados como la dificultad en el aprendizaje o el aislamiento social.

Para la detección temprana en niños hay una prueba muy común, que es el cribado neonatal auditivo. No es muy habitual, pero cerca de 5 de cada 1000 niños sufre hipoacusia al nacer, por eso, para no retrasar el diagnóstico se realiza esta prueba a todos los recién nacidos. Consiste en el uso de un adaptador que reproduce una serie de sonidos y se recogen las respuestas que se originan en la cóclea

Para este tipo de patologías auditivas la solución más eficaz sigue siendo el uso de audífonos. Estos dispositivos, tanto en pequeños como en mayores, consiguen mejorar considerablemente las condiciones de los pacientes. En Audifón, podrás encontrar una amplia gama de audífonos de última generación, fabricados por las primeras marcas en Estados Unidos.

Además del uso de audífonos, los más pequeños podrán optimizar sus capacidades comunicativas practicando una serie de actividades cotidianas, como seguir las letras de canciones para mejorar el habla. Leer en voz alta también ayudará, junto con hacer actividades al aire libre, a que el niño sienta mayor inclusión en su entorno. Además, la posibilidad de ver la televisión con subtítulos fomentará su interés por la lectura y hará que pueda disfrutar de sus dibujos favoritos como el resto de los niños.

En Audifón no nos cansamos de transmitir lo importantes que son las revisiones auditivas, sea a la edad que sea. Conocer cuál es nuestra capacidad auditiva y qué grado de daño auditivo padecemos con suficiente prontitud puede ayudar considerablemente a poner un remedio eficaz a tiempo, por ejemplo, con el uso de audífonos. Recuerda que te ofrecemos la posibilidad de hacerte una audiometría completamente gratuita en cualquiera de los centros auditivos de Audifón.