Vigila tus oídos al viajar en avión

El barotraumatismo se produce en nuestro oído al viajar en avión o al cruzar puertos de montaña

Viajar es siempre una experiencia inolvidable. Pero en ese trayecto tan placentero, algunos de los órganos de nuestro cuerpo pueden verse afectados. El oído es uno de ellos y es muy recomendable vigilarlo cuando viajamos, por ejemplo en avión o de camino a las montañas. 

Muchas veces padecemos algún tipo de molestia o sufrimos algún tipo de mareo al viajar sin saber cuál ha sido la causa. En el caso concreto de sufrir dolor de oídos a bordo de un avión se traduce en barotraumatismo o barotrauma. Esta dolencia se produce debido a los cambios barométricos, es decir, de la presión de aire o de agua. El tipo más común de barotrauma sucede en el oído y es producido por un cambio de altitud.

El oído está dividido en tres partes: oído externo, oído medio y oído interno. El oído medio está conectado con el oído externo a través de la trompa de Eustaquio. El aire se desplaza a través de este conducto (que comunica con las fosas nasales) para equiparar la presión del oído medio con la presión de aire externa. Al haber un cambio de presión de aire, como cuando un avión se eleva y la presión de aire de la cabina baja gradualmente, la presión en el oído medio se siente muy elevada y el tímpano sobresale levemente hacia el exterior. Esto se produce cuando se viaja en avión, se bucea o al subir o bajar puertos de montaña. Por el contrario, cuando el avión desciende, la presión en cabina aumenta. La presión en el oído medio se siente baja y el tímpano se retrotrae. 

Es algo muy común que se taponen los oídos durante las horas de vuelo. Sobre todo sobre todo cuando se está descendiendo. Se debe a la presión atmosférica, a mayor altura menor presión. Hoy en día, las cabinas de presión de los aviones están presurizadas precisamente para controlar las variaciones repentinas de presión. 

No cabe duda que el cambio de presión atmosférica afecta a nuestros oídos. Dolor de oídos, sensación de taponamiento, pérdida de audición momentánea e incluso mareo son algunos de los síntomas que sentimos al sufrir barotrauma durante un viaje en avión. Si además, padecemos de alergia o de congestión nasal debido a un resfriado, nuestros oídos se verán más afectados mientras viajamos por las alturas. 

Desde Audifón, te facilitamos algunos consejos para hacer más llevadero tu viaje y que el cambio de presión afecte lo menos posible a tus oídos:

  • Si padeces sinusitis o te has resfriado antes de viajar, consulta a tu médico o especialista para que te recomiende algo para que tus oídos sufran lo menos posible. 
  • Mascar un chicle, bostezar o beber agua suele ayudar a que el taponamiento sea lo más leve posible. Esta acción ayudará a activar los músculos que se encargan de abrir la trompa de Eustaquio y a que se destaponen tus oídos. 
  • Ingiere cualquier tipo de líquidos. Al beber, el líquido ayudará a que el aire circule y los oídos aguanten mejor la presión. 
  • Es recomendable no dormirse durante el despegue y el aterrizaje. 
  • Procura mover los músculos de la boca.
  • En el caso de los niños, se recomienda ponerles el chupete durante el descenso o proporcionarles algún líquido para que la deglución aumente y así prevenir el taponamiento de oídos

Estos consejos se suman a otros diez consejos para cuidar tus oídos. No sufras, la pérdida auditiva por el cambio de presión suele ser pasajera en la mayoría de los casos. Desaparece en unas horas. En el caso de que no remitan estas molestias, o brote una hemorragia, te recomendamos acudir a un especialista.