La sordera en los recién nacidos

Los bebés también pueden sufrir algún tipo de discapacidad auditiva. Prevenirla o detectarla a tiempo es vital

Prevenir antes de curar. Poner solución a tiempo a los problemas puede salvar vidas o al menos, reducirlos. También sucede cuando hablamos de salud auditiva y de tratar la sordera en los bebés. La prevención y detección precoz son vitales para mejorar su calidad de vida. 

Según los últimos informes emitidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) más de un 5% de la población de todo el mundo sufre algún tipo de pérdida auditiva. Siendo 32 millones de niños los que padecen algún tipo de discapacidad auditiva. En nuestro país oscilan entre uno y cinco los recién nacidos que nacen con algún tipo de sordera de cada mil. Cifras que evidencian que debemos poner el foco en nuestros mayores pero también en los más pequeños. 

Ante algún tipo de problema auditivo de nacimiento o para mejorar los medios ante un diagnóstico preventivo, la Confederación Española de Familias de Personas Sordas (FIAPAS) y la Comisión para la Detección Precoz de la Sordera Infantil (CODEPEH) han elaborado conjuntamente un folleto en el que despliegan recomendaciones para mejorar el tratamiento de la sordera infantil

Sin duda una buena noticia para poder tener al alcance todos los consejos y aportaciones de expertos en audiología para afrontar los casos de pérdida auditiva. Con un diagnóstico a tiempo y aplicando el tratamiento adecuado, la calidad de vida de todos los niños con algún tipo de sordera puede mejorar notablemente. Si no se tratan a tiempo, estos problemas auditivos pueden acabar afectando al habla y al desarrollo social y emocional de los bebés. 

La sordera unilateral (que afecta a un solo oído) y la sordera asimétrica (la pérdida auditiva afecta a ambos oídos con una diferencia notable entre uno y otro) son los dos tipos de sordera que pueden afectar a nuestros oídos. En algunos casos, se recomienda el uso de audífonos u otro tipo de implantes en la infancia. En los bebés, se debe detectar precozmente la hipoacusia en los recién nacidos a través del cribado neonatal auditivo. Y en otros casos, se necesita la atención y vigilancia por parte de un logopeda si la discapacidad auditiva ya ha afectado al habla. 

Encontrar el tratamiento más correcto adaptado al tipo de alteración auditiva es esencial para poder disfrutar y experimentar cada uno de los sonidos que están a nuestro alrededor. Identificarla antes del primer año es vital para evitar una futura hipoacusia en recién nacidos.

Desde Audifón seguimos poniendo el foco en la importancia de la prevención. Nuestra vocación transformada en obligación para concienciar lo que realmente significa detectar un problema auditivo a tiempo para proporcionar las mejores soluciones posibles. 

También los adultos necesitamos comprobar cómo se encuentra nuestra audición. En todos nuestros centros auditivos disponemos de la tecnología más equipada para analizar el estado de nuestra audición a través de una audiometría, y de un equipo de expertos que darán respuesta a las dudas sobre salud auditiva.