Existen diferentes tipos de acúfenos

Te contamos cuáles son los distintos tipos de acúfenos que afectan al oído y a nuestro sistema auditivo

Aunque cada vez estamos más familiarizados con los acúfenos, estos zumbidos o pitidos en el oído pueden deberse a diferentes causas. Hoy te vamos a explicar cada una de ellas: 

Sin que una fuente sonora provoque los zumbidos en el oído, los acúfenos son esa percepción acústica y uno de los problemas auditivos más molestos para las personas que lo padecen. Por lo general, los músicos son los más afectados por este problema en el oído por la continua exposición al sonido de la música durante largas giras o debido a los años y años de carrera sobre los escenarios. 

Los acúfenos no se producen de manera continua, se dan en diferentes períodos de tiempo. El tinnitus se manifiesta en forma de zumbidos o pitidos y pueden provocar falta de sueño, falta de concentración, mal humor o incluso crisis de ansiedad. Además, el origen de los acúfenos puede deberse a una lesión auditiva, infecciones de oído, a la explosión de un ruido muy fuerte o por exceso de cerumen en el oído. 

Actualmente padecer de acúfenos aún no tiene una solución concreta, pero existen tratamientos específicos que pueden ayudar a aliviar los síntomas. Como, por ejemplo, terapias para que los pacientes con tinnitus se acostumbren a esos pitidos y poder dejar de prestarles atención o en otros casos, recurrir al implante coclear

Una vez conocidas las causas y consecuencias de convivir con acúfenos, desde Audifón te explicamos los distintos tipos de audífonos. 

  • Crónico. Se consideran como tal cuando no se trata de un episodio puntual sino que los pitidos se dan de forma crónica. Las personas que pérdida de audición bilateral pueden experimentar ansiedad o depresión. Se recomienda acudir al otorrino si el ruido dura más de 3 meses. Si de lo contrario, transcurren más de 6, el tinnitus se considera crónico debido a que los circuitos cerebrales lo mantienen en el tiempo. 
  • El acúfeno pulsátil es aquel que se presenta en forma de pulsaciones al ritmo del corazón o en forma de silbidos. También se denomina acúfeno vascular porque tiene si origen en el aparato cardiovacular. No es muy común y sus consecuencias suelen ser bastantes severas ya que puede desencadenar en una anomalía o enfermedad del corazón. 
  • Cervical. A veces los acúfenos no derivan de causas óticas sino que se producen en la musculatura cervical. Una contractura cervical puede ocasionar tapones en el oído y desde ese punto desencadenar los molestos pitidos auditivos. 
  • El acúfeno agudo se localiza en el oído interno y se produce generalmente por la acumulación de un tapón de cera

Además, también conviene distinguir entre acúfenos objetivos y subjetivos. El primero es el zumbido que el otorrino escucha al hacerte la revisión de oído y cuando solamente tú puedes oír estos pitidos es subjetivo. 

Sabemos que convivir con acúfenos en el oído no es fácil y mucho menos hablar de ello. Afortunadamente, cada vez más personas hablan abiertamente del tinnitus para concienciar a los demás que se puede vivir con acúfenos a pesar de que aún no exista un tratamiento para curarlo. 

Si has empezado a notar algún síntoma de pérdida de audición empieza por visitar a tu otorrinolaringólogo. Y recuerda que los 36 centros auditivos Audifón están siempre cerca de ti para ayudarte con tu problema auditivo o con tus audífonos.