Tipos de pérdida auditiva

Nuesto diagnóstico determinará cuál es la parte afectada del oído y la causa de la afección.

Cuando se detecte una audición inferior al nivel considerado normal determinaremos qué tipo de afección ha sido la causante. Existen dos tipos de pérdida auditiva.

Hipoacusia

  • Se produce por tapones de cera, infecciones, medicamentos ototóxicos o tratamientos prolongados, traumas físicos, problemas congénitos o sorderas en el nacimiento.
  • Se puede producir a cualquier edad.
  • La hipoacusia debe ser tratada por el otorrino y solo se recomendará un audífono cuando la evolución del oído lo aconseje.

Presbiacusia

  • Esta pérdida no es una enfermedad, sino un desgaste por la edad del oído interno.
  • Esta clase de pérdida suele aparecer a partir de los 50 años, aunque su progresión es muy lenta. Entre los 60 y los 65 años se empieza, por lo general, a necesitar ayuda auditiva.
  • La solución es sencilla si se utiliza un audífono adecuado.

Algunas personas sufren los dos tipos a la vez, lo que se denomina pérdida auditiva combinada o mixta. Además, cada tipo de pérdida se puede presentar en diferentes grados.

El especialista de Audifón podrá determinar el nivel de pérdida mediante una audiometría. Los resultados permitirán tratar el problema con el audífono más adecuado para TI.